Fue en el año 1866 cuando el químico Alemán Henri Nestlé, en Suiza, sentó las bases de una nueva empresa: NESTLÉ®, con un invento que modificaría la alimentación para siempre: CERELAC®, un producto diseñado para combatir las deficiencias nutricionales en los niños. Este producto ha estado presente desde 1886 en el mercado venezolano y desde 1953 se comercializa bajo la marca CERELAC®.

CERELAC® ha sido la bebida ideal desde hace más de 60 años, que aporta los beneficios del cereal, ofreciendo energía y saciedad que perdura por más tiempo. Es un alimento nutritivo, delicioso y es perfecto para todos porque contiene 12 vitaminas, 5 minerales, además de un delicioso y único sabor para compartir en familia.

En sus inicios, el producto era consumido por los niños pequeños como una papilla o en los teteros. Este comportamiento de consumo comenzó a cambiar cuando las madres comenzaron a probar el producto mientras lo preparaban para sus hijos, descubriendo su gran y único sabor. Así es como CERELAC® evolucionó, pasando de ser un cereal infantil nutritivo a un cereal para toda la familia.

Las frutas son un excelente acompañante de CERELAC®. Un vaso de CERELAC® con frutas contiene 160 calorías, lo cual equivale a una barra de cereal y está por debajo de las calorías que contiene una porción de frutos secos, como por ejemplo: almendras o maní. Por eso es una gran alternativa para que los miembros de la familia disfruten de todos los beneficios del cereal.

La tradición y calidad de CERELAC® está presente en la dieta de los venezolanos aportando parte de la energía que todos necesitan para realizar sus actividades diarias, y así como lo ha hecho a lo largo de toda su historia, CERELAC® seguirá contribuyendo con la nutrición, salud y bienestar de todos los miembros de la familia venezolana.