banner-web

El círculo cromático de los alimentos y sus vitaminas

Una dieta balanceada es aquella que se realiza con base a porciones, nutrientes y la adecuada combinación de colores en un platillo.
Los alimentos de colores rojo y morado nos aportan muchísima energía y previenen la formación de células cancerígenas.
Los de color naranja también son fuente de vitaminas y antioxidantes para la síntesis de colágeno, además de protegernos contra los efectos de los rayos ultravioleta.
Los amarillos mejoran el estado de ánimo, estimulan las facultades mentales y contribuyen con el correcto funcionamiento de órganos. Los alimentos blancos, como los cereales, ayudan a mantener la presión arterial baja y a combatir infecciones.
El grupo de los verdes debe tener mayor presencia en nuestras comidas por ser vitales para el organismo, favoreciendo la digestión y evitando el estreñimiento así como enfermedades cardiovasculares. Sin duda, son una fuente de fibra natural y los más saludables para el ser humano.
Por último, los alimentos del grupo de color azul no son tan populares como el de los otros colores, pero tiene importantes propiedades anti-envejecimiento y además cuenta con efectos calmantes, entre estos encontramos los quesos azules y los arándanos.
Usa el color de tus alimentos para hacer más divertido y colorido tu plato, al mismo tiempo que te beneficias de sus nutrientes.